Inicio // Ana María Balarezo asesoría en Feng Shui

Se encuentra usted aquí

PROTEGE TU RELACIÓN CON EL FENG SHUI

 

Si quieres proteger tu relación ponte en manos del FENG SHUI y prepárate para experimentar un cambio de energías.
El FENG SHUI, es una filosofía milenaria que se centra en las energías, es capaz de traerte la suerte y la prosperidad en el amor, el trabajo, la salud o el dinero.
Pon una lámpara de color naranja en el rincón suroeste de tu dormitorio para activar su "Chi", un espacio que debes cuidar mucho si quieres tener suerte en el amor. Puedes optar por una Lámpara de Sal del Himalaya.

 
En ese mismo rincón, el del amor y la pareja, coloca un objeto del elemento tierra como puede ser cualquier tipo de cristal natural para que ejerza una influencia positiva. Ejemplo piedras  como el cuarzo rosa o la amatista.
 
También puedes llevar esas piedras junto a ti para que protejan tu relación en todo momento. Puedes hacerlo comprando pequeñas piedras y llevarlas en el bolso o en el bolsillo o bien algún tipo de pulsera que lleve esos cristales naturales. Opta por cuarzo rosa.
 
SÍMBOLO DE LA DOBLE FELICIDAD
Otro accesorio que velará por la buena salud de tu relación es el símbolo de la felicidad doble.  Puedes poner un cuadrito. Este símbolo de la doble felicidad  es el emblema del matrimonio y la unión de pareja.
 
CUADROS DE AVES
Llena tu casa de cuadros e imágenes de aves, símbolos de la energía y del amor. Según el FENG SHUI, las aves son las mensajeras del Dios del Matrimonio. Puedes poner Grullas, Ave Fénix, pero que sean dos ejemplares, uno macho y otro hembra.

 
ELEFANTES PARA LA FERTILIDAD

Para fomentar y ayudar en la fertilidad, el FENG SHUI aconseja colocar en los dormitorios, símbolos de fertilidad como son las granadas, los elefantes o farolillos de papel con caracteres específicos.

Si quieres niño o niña?
¿Quieres niño o niña? Si prefieres un varón, coloca un cuadro que represente a cien niños en la coordenada noreste de la casa. Si prefieres una niña, pon el cuadro en el oeste.

SI ALGO NO FUNCIONA
Si tu matrimonio no funciona como tú quisieras también puedes aplicar el Feng Shui para salvarlo o protegerlo de amenazas externas. Evita poner tu cama justo en línea recta a una puerta. Si no puedes cambiar su ubicación, pon algo entre la puerta y la cama como un biombo o una planta.

 
CUIDADO CON LOS DESAGÜES
Tampoco es bueno que la cama y el inodoro/wáter compartan pared porque eso quiere decir que el matrimonio se irá por el desagüe.
 
REFLECTANTES QUE DISTRAEN
Se acabó la televisión en el dormitorio. Cualquier superficie reflectante que enfoque directamente hacia la cama, televisión, espejos, cuadros, etc.  Deben ser retirados de esa ubicación.
 
EL AGUA UN ENEMIGO
Lo mismo sucede con el agua, enemiga del matrimonio. Ni tengas objetos de agua -peceras o pequeñas fuentes decorativas- dentro del dormitorio ni coloques una piscina o un estanque a la derecha de la puerta principal de la casa sino tienes la coordenada NORTE.
 
BOLAS DE CUARZO O CRISTAL
Si tu matrimonio no va mal pero quieres protegerlo, poner siete bolas de cristal en el suroeste del dormitorio. Así crearás en esta habitación un CHÍ protector que fomentará la tolerancia entre los dos.
PROTEGETE DE LAS INFIDELIDADES
Si no quieres que ninguna otra persona se inmiscuya en tu relación, entonces ata una geoda de Amatista natural con un hilo rojo junto al pie de la cama. Concretamente debe ser el pie situado en tu lado.
 
“Todo cuanto nos rodea, en nuestro hogar, tiene energía. El Feng Shui se encarga de que esta energía se desplace y tenga así una influencia positiva en nuestras vidas”
 
Para conocer más sobre el Feng Shui y Accesorios con significado visita mi web www.anamariabalarezo.com 
 
Con Cariño,
Ana María Balarezo
Especialista en Feng Shui
Lima - Perú

Añadir nuevo comentario

Datos Personales

  Ana Maria Balarezo

Asesoro Hogares empresas, oficinas y negocios en general con la ciencia del Feng Shui para lograr la armonía en tu entorno.
Ver todo mi perfil

Hazte fan, siguenos



SUSCRIBIRSE

BLOGGER 

Todos los Derechos Reservados 2013 / Ana María Balarezo