Inicio // Ana María Balarezo asesoría en Feng Shui

Se encuentra usted aquí

Cuarzos y Cristales. ¿Cómo nos pueden ayudar?

Una de las mejores formas de sacar la energía que hemos tenido acumulada durante mucho tiempo en NUESTROS CUERPOS y de lograr comunicarnos con nuestro corazón, es por medio del uso de los CUARZOS Y CRISTALES.

Ellos tienen cumplen “la misión de ayudarnos y activar nuestra energía”, a percibirla para que al despertar los centros del cuerpo físico obtengamos mayor visión de nuestros actos, sentimientos y pensamientos.
Por su capacidad de equilibrio el cuarzo o cristal, ES EXCELENTE PARA ARMONIZAR Y EQUILIBRAR EL PROPIO ENTORNO.  Sin embargo, no todos los cuarzos tienen el mismo efecto. Existe una gran variedad que se usan para diferentes finalidades.

Son más efectivos si los llevamos cerca del cuerpo, sin importar que es eso que deseas transformar en tu vida.   Se aconseja llevarlos como elementos personales, en formas de pulseras, collares o llaveros.   Debido a que dirige y amplifica la energía, es muy beneficioso para la manifestación, la curación, la meditación y la protección. 

¡LO PRINCIPAL QUE DEBEMOS SABER ES QUE CADA CRISTAL ES UN SER VIVO, AUNQUE NOS PAREZCA QUE SÓLO SE TRATA DE UN PEDAZO DE ROCA!

¡Realmente son seres como nosotros! Son seres de energía y cada uno de nosotros los podemos ver dentro del cuarzo. Ese momento es mágico e importante. Pero debemos saber que no vamos a identificar una forma física o una cara como las que conocemos, sino algo muy distinto: ¡SERÁ UNA SENSACIÓN, UN SENTIMIENTO!

En el momento que sintamos algo diferente quiere decir que ya estamos conectados con nuestro cuarzo o cristal, que nuestro ser interno ya tuvo contacto con él. 
Es una conjunción de energías que nos va a ayudar a liberar lo que tengamos acumulado por años en nuestro cuerpo, como frustraciones, pensamientos y dolor que hemos sentido desde la niñez.  ADEMÁS, ESE CONTACTO NOS ACTIVARÁ LA ENERGÍA QUE TENGAMOS ESTANCADA.
Una vez que lo tengamos con nosotros, debemos entablar una comunicación, hablarle y darle la bienvenida. Después de esto, será necesario limpiarlo.

El primer paso es poner agua en un recipiente de cristal o barro. Después, activaremos los canales que tenemos en las manos frotándolos para abrirlos. Así, podremos programar al agua al colocar las palmas sobre el agua.  Enseguida se pone el cristal en el recipiente y se coloca donde le dé la luz del sol y de la luna. Si se tiene patio, lo ponemos en el centro del lugar y lo dejamos ahí toda la noche.
Al siguiente día ya se puede sacar. Tomamos el recipiente con el agua y la vaciamos al tiempo que le damos las gracias por la limpieza y energía recibida.  
Los cristales o cuarzos, deben contar con un refugio o un sitio seguro donde nadie más los toque. ¡SON PERSONALES!

Si los que tenemos son cuarzos sueltos, entonces los debemos poner dentro de una bolsita de tela de color rojo, negro o blanco. Es importante que la bolsa no sea ni de plástico ni de piel.

Uno de los principales usos para los cuales podemos programar nuestro cuarzo o cristal, es como protección para que las energías negativas que están a nuestro alrededor no nos dañen.

Podemos programarlo para ATRAER A NUESTRA ALMA GEMELA, para que nos ayude a encontrar nuestra misión, para despertar nuestros chacras/Chakras y centros de energía.

Si lo queremos para curación de males menores, como dolor de cabeza, le PODEMOS PEDIR QUE NOS AYUDE A LIBERAR LA ENERGÍA QUE TENGAMOS ESTANCADA EN EL CUERPO. 

También es importante usarlos ante cualquier situación negativa, por ejemplo, si tienes miedo, puedes agarrar tu cuarzo y pedir que te dé la energía necesaria para esa circunstancia o igual si vas a un examen o entrevista de trabajo. Tu cuarzo o cristal te va a ayudar, porque absorbe las malas energías del momento en que estés para que no te afecten.

Lo mismo pasa si te peleas, pero primero le pides perdón porque le vas a pasar toda la mala vibra. Aunque no debemos preocuparnos, porque el cristal o cuarzo tiene el poder desechar esa mala energía y convertirla en positiva.

En este caso lo que podemos hacer es tomarlo con las dos manos y pedirle a nuestro cuerpo que desaloje la mala energía por las manos, y se la pasamos al cristal siete veces.

Después, con cuidado, lo ponemos en una vasija con agua para que se vuelva a limpiar. Tiramos el líquido con cuidado para que no nos caiga nada de lo que quedó en el agua.

Es importante que con ellos tengamos una comunicación como con cualquier persona. Sentir que se trata de un ser vivo que está feliz a nuestro lado.  Siempre debemos de sentirlo como un amigo que nos ayudará a activar nuestra energía…

SI TIENES EL PENSADO OBTENER UNO, SERÁ LA MEJOR DECISIÓN QUE PODRÁS TOMAR.   Y si ya tienes uno trátalo con cariño, respeto y hazlo parte de tu hogar, familia y vida propia, para que él/ellos en retorno te den su protección, energía positiva y todas aquellas propiedades que poseen y que nosotros tanto necesitamos.

Con Cariño,
Ana María Balarezo
Especialista en Feng Shui
Lima - Perú

Comentarios

Disculpe, pero a pesar de saber un poco de cuarzos leyendo y buscando, de repente me quedé confundido. Compré unos cuarzos, los cuales sé que se deben limpiar, el problema es que leí que la limpieza varía dependiendo del cuarzo. Hay algunos que tienen más composición de sal, y si se usa agua, se disuelven a la larga; otros de colores (no recuerdo si claros u oscuros) que si se dejan cargando al sol, se decoloran; y así sucesivamente. El otro problema es que tengo un par de cuarzos que donde los compré los tenían revueltos, así que no los he logrado identificar para saber su función.

Añadir nuevo comentario

VIsitas Oficiales

ESTAMOS EN: Lima Perú Sudamérica

Escanea con tu CELULAR

Taller Feng Shui Armoniza tu Hogar

Búscanos en Facebook

Blog por fechas

Septiembre 2016

Octubre 2011

Contactos

Datos Personales

  Ana Maria Balarezo

Asesoro Hogares empresas, oficinas y negocios en general con la ciencia del Feng Shui para lograr la armonía en tu entorno.
Ver todo mi perfil

Hazte fan, siguenos



SUSCRIBIRSE

BLOGGER 

Todos los Derechos Reservados 2013 / Ana María Balarezo